Que es la computación en la nube y por qué cada vez es más popular

cloud-computing-compressor

La computación en la nube (también conocida como cloud computing) es un estilo que se utiliza para gestionar al mismo tiempo muchos recursos informáticos, pero de forma simple y pagando por aquello que se necesita. Con una larga serie de ventajas a sus espaldas, es un sistema que está dando que hablar.

Para entender qué es la computación en la nube hay que considerar que la idea no es necesariamente nueva, aunque sí que es verdad que han hecho falta algunos años para que llegase a evolucionar de la forma en la que la encontramos hoy en día.

Cuando Internet estaba despertando, compartir los recursos de los ordenadores era algo lógico debido a la escasez de los mismos: de esta manera, los sistemas tenían que ser compartidos por tiempo. El usuario tenía que pagar en base al espacio que se utilizase, en función de la cantidad de información que se quería transferir, o bien en base al número de cálculos que se hubieran hecho.

Conforme avanzaba el tiempo, se le llamaría nubes a cualquier tipo de sistema en el que el programador pudiera aislarse; es decir, que ni necesitaba conocer su funcionamiento interno, ni estar pendiente de si se estropeaba algún componente o si había que ampliar los equipos informáticos para conseguir un buen rendimiento en el sistema.

Poco a poco, las empresas tuvieron que encontrar una forma de balancear la carga entre los servidores independientes a proveedores repartidos en distintos lugares. El objetivo es que no llegase toda la carga de trabajo a un solo servidor, evitando al mismo tiempo que fallase el sistema.

Ahora que ya conoces lo que es la computación en la nube, te recomendamos que recurras a profesionales del sector, como lo son en lanmedia, una empresa con gran experiencia y conocimiento en este tipo de sistemas. Ahora vamos a analizar algunas de sus ventajas y desventajas.

Ventajas y desventajas de la computación en la nube

Ventajas

  • Recuperación de datos: Con este sistema se mejora la capacidad para recuperar datos que se hayan podido perder.
  • Se reduce la inversión: La inversión que se requiere para montar un sistema en la nube es bastante más reducida en comparación con los sistemas clásicos.
  • No se requiere instalar software: Y es que este ya será otorgado por el proveedor de la nube.
  • Actualización: Se puede gestionar una actualización sin que se pierda el trabajo que se ha hecho hasta ese momento.
  • Rapidez: Esta estructura permite agilizar los tiempos de carga, por lo que se empieza a trabajar antes.
  • Consumo reducido: Además, se reduce el gasto de energía.

Desventajas

  • Requiere Internet: Obviamente, este tipo de estructura necesita de una conexión a internet para funcionar.
  • Dependencia: Al mismo tiempo, los servicios dependerán de terceros que en este caso son los proveedores de la tecnología Cloud Computing. Las actualizaciones también dependerán de estos proveedores.
  • Posibilidad de sobrecarga: Cuantos más usuarios hayan en esta infraestructura, más posibilidad hay de que se sobrecarguen los servidores produciendo problemas.

Ya sabes lo qué es la computación en la nube y sus príncipes pros/contras.